-->

Escogidos para Bendición

Escogidos para Bendición

Introducción:


Una cosa es esperar el tiempo de Dios, y otra muy distinta es quedarse de brazos cruzados y que las cosas ocurran como por arte de magia.

(Gen: 12:1-4)


Pero el Señor había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.


Conciencia de bendición

(Rom: 10:17) Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

(Gal: 3:11b) El justo por la fe vivirá;

(Rom: 1:5) La obediencia a la fe… Por amor de su nombre.

(2Tim: 2:13) Si fuéremos infieles, él permanece fiel;

El no puede negarse a sí mismo.


Desde antes… (Abram) Había sido encaminado a la bendición… (Abraham)

(Gen: 11:31) Y tomó Taré a Abram su hijo, y a Lot hijo de Harán, hijo de su hijo, y a Sarai su nuera, mujer de Abram su hijo, y salió con ellos de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán; y vinieron hasta Harán, y se quedaron allí.

Igual a Nosotros…


(Efe: 1:3-5) Nos bendijo con toda bendición, desde antes de la fundación del mundo, para ser Santos y sin mancha, para alabanza de la gloria de su Gracia.

Meditemos:


Pero el Señor había dicho a Abram: A través de su padre Tare.


Ejercicio de obediencia…

(Pon tu nombre en lugar del de Abram)

Vete de tu tierra. (Ur de los caldeos)

Vete de tu parentela (Lot)

Vete de la casa de tu padre. Lugar de comodidad

A la tierra que te mostraré (Canaán) Bendición.

Manifestación de la Bendición…

(Núm: 23:19) Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Y haré de ti una nación grande,

Y te bendeciré.

Y engrandeceré tu nombre.

Y serás bendición.

Bendeciré a los que te bendijeren.

Y a los que te maldijeren maldeciré.

Y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

(Gal: 3:22) Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

(Gál: 3:29) Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.

(Efe: 1:11-12) En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.

(1Ped: 3:9b) Sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.

Conclusión:

(Heb: 11:6) Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Bendecid@s con toda bendición.

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!