-->

Las Riquezas de la Gloria de su Herencia

Introduccion:

Cuando no conocemos la herencia, somos como niños…

Desconociendo las riquezas y la gloria que tenemos en esta revelación

Del Nuevo Pacto de Gracia.

Se define riqueza a la cantidad de propiedades, bienes económicos, físicos, intelectuales, morales o espirituales que una persona u organización, posee.

(Gál: 4:1-4) Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre.

Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo…

(La Cruz) o (La Revelación).

Se obtiene…

La Herencia

En Derecho, se denomina herencia al acto jurídico mediante el cual una persona que fallece transmite sus bienes, derechos y obligaciones a otra u otras personas, que se denominan herederos.

Definición de Heredero: Se entiende por heredero a la persona física o jurídica que tiene derecho a una parte de los bienes de una herencia.

Definición de Coheredero: Heredero en unión de otro u otros; o sea, el que es llamado junto con alguno más a la sucesión de una herencia.

Los herederos somos los de la Fe…

No los de la Ley

(Rom: 4:14,16) Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.

Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia.

(1Cor: 13:11) Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.


Oracion

(Efe: 1:16-18) No ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia...

En los Santos.

(Mat: 22:36-39) Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?

Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

Este es el primero y grande mandamiento.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

(Mar: 12:28-34) ¿Cuál es el primer mandamiento de todos?

Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

Y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios.


En cada uno de nosotros el Señor guardo este Tesoro,

esta herencia de gloria para que la disfrutemos.

Creee es VER lo que nuestros ojos NO VEN.

La Fe... Ve lo invisible, Cree lo increíble y Recibe lo imposible.

(Heb: 10:24-25) Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Somos hechura suya… (Efe:2:10)

Somos su Imagen y su Semejanza… (Gen;1:27)

Somos su Gloria… (2Cor:3:18)

Somos sus Ministros Competentes… (2Cor:3:6)

Somos su Plenitud… (Efe:1:23) (Juan:1:16)

Somos sus Vasos de Honra… (Rom:9:23)

Somos su Cuerpo… (Efe:5:30)

Somos Dios mismo, uno con El… (1Cor:6:17)


Reflexionemos:

Si entresacares lo precioso de lo vil… (Jer:15:19)

A nadie conocemos segun la carne… (2Cor:5:16)

Ninguno tenga mas alto concepto de si mismo que el que debe tener… (Rom:12:3)

El es en todo y en todos... (Col:3:11)

Espiritus hechos perfectos... (Heb:12:23)

Ya no vivio yo... (Gal:2:20)


Exhortacion

(Efe: 4:1-7) Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados,

con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;

un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

¿Donde se encuentran…

Las riquezas de la gloria de su herencia?

R// En los Santos.


Bendecidos con toda bendicion.

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Davivienda, en (Daviplata) al N° 3122319222 a nivel Nacional a nombre de William Daniel Muñoz Molano C.C # 16680415 de Cali, o en cualquier oficina de Western Unión CC.16680415. En Colpatria N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!