-->

La Gracia

LA GRACIA

Se entiende solo...


(POR REVELACION)

El termino hebreo gala significa, “descubrir” “quitar el velo” “quitar la cubierta” Ej: El arca de la alianza en el tabernaculo.

La Gracia es algo que estaba antes solo en el conocimiento de Dios y que el hombre no podía, de no ser por esta acción obtenerlo por si mismo. Ej: Ananias y Saulo (Hech: 9:11-17)

La revelación se refiere a lo que Dios enseña de si mismo sobre su actividad redentora (el sacrificio del madero).


la Fe es el único medio de conocimiento para poder disfrutar la Gracia de Dios.

(Gal: 3:11) El Justo por la fe vivirá.

(Rom: 1:17) el evangelio se revela por fe y para fe.


Solo Dios mismo quita el velo y nosotros somos sus instrumentos (Ananias). (2 Cor: 3:14) el velo por Cristo es quitado.

(Gál: 1:11-12) Pablo aclara que el evangelio no se lo enseñaron, sino que fue por revelación de Jesucristo.


Es un convencer del Espiritu de Dios a mi espirirtu.

(Juan: 16:13) Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad;

La consecuencia de esta revelacion (La Gracia)

(2Cor: 4:2) Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.


La revelacion de la Gracia depende de Dios

(Rom: 9:16) Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.


(Gál: 1:15-17) Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre, ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; Dios llama y revela en su tiempo... Y a los que El quiere.


(Hech: 13:48b) Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.

Nuestra oración debe ser para que Dios revele y alumbre los ojos del entendimiento.


(Efe: 1 :16-18) No ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,

alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,

Nosotros compartimos la Palabra, pero el CRECIMIENTO ESPIRITUAL lo da DIOS.


(1 Cor: 3: 5-7-9) ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.

6 Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.

7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.

8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.

1Co 3:9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

Bendecidos con toda bendicion.

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!