-->

La apostacia de los ciegos

La Apostasía de los ciegos...
(La Gracia)... 

Introducción:

En muchas ocasiones escuchamos en los púlpitos de las congregaciones esta palabra, APOSTASÍA con su significado real, pero en la aplicación con respecto a los tiempos y la doctrina “Se falla” pues el mundo cristiano contemporáneo a estado negando la Fe (Cristo), “Lo que Jesús dijo e hizo en la Cruz.” Unos por desconocimiento y otros con conocimiento de que lo que predican NO es el evangelio para estos días…

Apostasía = Es negar la Fe

Definiciones:

Es la negación, renuncia o abjuración a la fe, así como la salida o abandono irregular de una orden religiosa o sacerdotal.[1]

También puede hacer referencia al miembro de una congregación que prescinde usualmente de su condición, incumpliendo así sus obligaciones clericales.[1] Y, de modo más general, abandonar, o cambiar de opinión o doctrina.[1]

La apostasía supone un abandono o negación total de la doctrina original. Es decir, en lugar de negar un dogma o idea determinada se niega la doctrina completa.

El Evangelio de la Gracia de Dios se vive por Fe y no por Obras,
Para no caer en apostasía delante de Dios porque “Creemos” que lo que dijo e hizo en la Cruz es verdad.

(Hech: 20:24) De ninguna cosa hagamos caso con tal que llevemos esta palabra con gozo.
(Rom: 1:17) En este evangelio la Justicia de Dios se revela por Fe y para Fe.
(1Cor: 1:17) Cristo no nos envió a cumplir con rudimentos, para que no se haga vana la Cruz de Cristo.

Meditemos:

(2Cor: 5:7) Porque por Fe andamos, no por vista...

La Fe, es para la Iglesia Del Señor…
Como los ojos al piloto, Como el agua a los peces, como el aire para el hombre y demás.

“Es nuestra Vida misma”

(Heb: 11:6) Pero sin Fe es imposible agradar a Dios; Dios siempre responde a nuestra confesión de Fe, por su Gracia.

Dios siempre responde a nuestra confesión de Fe, por su Gracia.

(Mat: 8:13) Jesús dijo al centurión: Ve, y Como creíste, Te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

El Evangelio de La Gracia de Dios es…
Locura y Apostasía para los ciegos (1Cor:1:18).
Por eso nos tildan de locos y no solo esto…”

Veamos estos dos casos…

Al Apóstol Pablo le dijeron:

(Hech: 26:24-25) Festo a gran voz dijo: Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco. 
Mas él dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura.

Hech: 17: 16-18) Y algunos filósofos de los epicúreos y de los estoicos disputaban con él; y unos decían: ¿Qué querrá decir este palabrero?

Y al Señor Jesús le dijeron:

(Juan: 7:19-20) ¿No os dio Moisés la ley, y ninguno de vosotros cumple la ley? ¿Por qué procuráis matarme?
20 Respondió la multitud y dijo: Demonio tienes; ¿quién procura matarte?
Entendamos esto por el Espíritu…

Porque siempre que estemos llevando este evangelio nos encontraremos con hermanos que nos tildaran de Apóstatas.

(2Cor: 5:13) Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros.

Es por esto que, para los que están en tinieblas… (Mente); es Apostasía,
es locura predicar el Evangelio de la Gracia de Dios.

(1Co 1:18) Porque la palabra de la Cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.

El Nuevo Pacto de la Gracia es mejor que el Antiguo Pacto
de la Ley dado a Moisés.

(Juan-.1-.17-9) La Gracia y La Verdad vinieron por Jesucristo.

( Heb: 8:6-13) Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.
7 Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.

(Heb: 8:13) Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

(2Cor: 3:14) Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto (Ley de Moisés), les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado.

Dios mismo nos guía por su Espíritu, dándonos la
Revelación a través de su Palabra (Juan: 16:13).

(1Cor: 1:19-21) Pues está escrito:
Destruiré la sabiduría de los sabios,
Y desecharé el entendimiento de los entendidos.
20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?
21 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

(Efe: 5:13-16) Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo.
14 Por lo cual dice:
Despiértate, tú que duermes,
Y levántate de los muertos,
Y te alumbrará Cristo.
15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

El Evangelio de La Gracia de Dios…

Es un ministerio de locura, es viendo lo que no se ve, es caminando en FE y no en obras, es creyéndole a Dios y no solo creyendo en El, es Salvando a los creyentes no al incrédulo, es viviendo en la posición donde El nos ubico en Cristo y no en la condición de hombre natural.

No somos lo que vemos, somos lo que Dios dice que somos…
Ángeles en vasos de barro.
“espíritus justos hechos perfectos”

(Heb: 1:7) Ciertamente de los ángeles dice:
El que hace a sus ángeles espíritus,
Y a sus ministros llama de fuego.

(2Cor: 4:7) Pero tenemos este tesoro (Angel) en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.

(Heb: 12:23) La congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos,
¡Así, a cuidado el Señor sus ovejas!

“Los dos Cayados”

(Zac: 11:7) Apacenté, pues, las ovejas de la matanza, esto es, a los pobres del rebaño. Y tomé para mí dos cayados: al uno puse por nombre Gracia, y al otro Ataduras (Ley de Moisés); y apacenté las ovejas.

Conclusión:

Hemos nacido después de la Cruz, en esta Pacto de Gracia y Revelación por su buena voluntad.

¿Qué hacer entonces?

(Efe: 5:16-17) Aprovechemos bien el tiempo, porque los días son malos.
Por tanto, no seamos insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

Para vivir conforme a sido establecido por Dios en esta dispensación de Gracia y de verdad, Reinando en vida y siendo LUZ, a un pueblo sumido en las tinieblas de la religión y en el antiguo pacto de ley, hermanos en Cristo con un corazón dispuesto para Dios, pero embotados en sus sentidos espirituales y viviendo en esclavitud todavía, después de haberse cumplido en la Cruz a favor de los hijos "Todo está consumado" y re-confirmado con la resurrección de Jesús de entre los muertos, para nuestra gloria y bendición.

Porque Dios cumplió su propósito soberanamente...

(Juan: 1:11) A lo suyo vino, y lo que vino a hacer... Lo cumplió, aunque los suyos no le recibieron.

A pasado ya mucho tiempo, en nuestro horario occidental 2010 años y todavía se predica en los púlpitos y por pastores y apóstoles de renombre, como si nada hubiese ocurrido en esa Cruz.

Predicaciones que siguen esclavizando a la Iglesia del Señor infundiendo miedo con diablos y demonios, con enfermedades, con juicios, bautizos, cenas, retiros, vigilias e interminables oraciones, imposiciones de manos, ayunos y cantidad de prohibiciones respecto a la Ley, practicas antiguo-testamentarias que tuvieron su fin en la Cruz (Heb:6:1-4).

(Heb: 9:10)Vivamos en esta dispensación de Gracia en la libertad con la que Cristo "Nos hizo libres" (Gál: 5:1) y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.
Si así no se vive... De nada os aprovechará Cristo (V-2b).
(Gál: 5:4) De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.

Pablo dijo:
(1Cor: 2:5) Para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

(Heb: 13:9) No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas.

(Efe: 4:1-3) Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;


Y como está escrito en la palabra…

(Hech: 20:24) De ninguna cosa hagamos caso con tal que llevemos esta palabra con gozo.
¡Vivamos nuestro ministerio!
Justa, Sobria y Reposadamente.
Somos la bendición de Dios manifestada.

1 comentarios:

Rodolfo Plata dijo...

LA GRAN APOSTASÍA QUE COMETIÓ SAN PABLO, MADRE DE TODAS LAS APOSTASÍAS QUE SE HAN COMETIDO DESDE EL INICIO DEL CRISTIANISMO: Es la causa principal de que actualmente grandes multitudes abandonen la religión judeo cristiana ante la falta de congruencia de los dogmas y los textos bíblicos con la realidad. Pepe Rodríguez: (Mentiras fundamentales de la Iglesia católica), critica duramente a la Iglesia por tergiversar, mutilar, falsificar los textos bíblicos para reinterpretarlos de acuerdo a sus propios intereses, usos y costumbres. Sin tener en cuenta que antes de criticar la adecuación de los textos bíblicos al paso del tiempo, primero se debe criticar al profetismo judío, a fin de hacer objetiva la falta de significado de los textos racistas de la Torah para los que no somos judíos, y la necesidad de re expresar y reinterpretar los textos bíblicos para adecuarlos al momento y circunstancias (De manera semejante a la reinterpretación de la Torah que hacen los rabinos en el Talmud y el Mishná para encontrar su significado “aquí y ahora”); la cual omite aduciendo falazmente que es palabra de Dios; así no se da cuenta que la acentuada deserción se debe a la separación entre la fe y la razón promovida por San Pablo a fin de evitar que se criticara el profetismo judío (1ª Corintios I, 17 al 27). Apostatando la enseñanza de Cristo sobre la relación indispensable entre la fe y la razón revelada metafóricamente al ciego de nacimiento debido a que es necesario utilizar el raciocinio para poder hacer un juicio justo de nuestras creencias, a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad (Jn IX, 39) __Lo cual hace patente la necesidad de una nueva reinterpretación bíblica, ante la pérdida de religiosidad de nuestra sociedad, debido al cambio del paradigma religioso a causa del progreso científico. Y justifica las adecuaciones de los textos bíblicos que se hicieron en el devenir histórico de la Iglesia. http://www.scribd.com/doc/17143086/EXPLICACIÓN-CIENTÍFICA-DE-CRISTO-Y-SU–DOCTRINA–A-LA-LUZ-DE-LA-FILOSOFIA-CLASICA-Y-MODERNA-Y-EL-MISTICISMO-UNIVERSAL

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!