-->

Lo que nos fue dado...


La Gracia - El Espiritu - El don

Dios mismo habita en nosotros

¡Somos su templo!

Introducción:

La ignorancia y el desconocimiento de Dios, llevo al pueblo de Israel a ser destruido por sus enemigos (Ose: 4:6), a desechar al Salvador del mundo, “los suyos no le recibieron” (Juan: 1:11) y crucificaron al Señor de la Gloria (1Cor:2:7-8) por falta de Sabiduría.

(1Cor: 2:14, 16c) Porque… El hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

16 Más nosotros tenemos la Mente de Cristo.

Es, en este tiempo donde la Gracia de Dios se está manifestando más en cada uno de nosotros, por conocimiento (Revelación) y ahora por Vida…

Porque como dijo el Apóstol Pablo “Ya no vivo yo… Cristo vive en mi”

(Gal: 2:20b)

Es necesario pues, que muramos… Para poderlo vivir… Para poderlo manifestar, para poderlo reflejar, para poder alcanzar su Medida, Estatura y Plenitud, para poder disfrutar de ser El Varón Perfecto”

Para poder Reinar en Vida.

(Juan: 12:24) Si el grano no cae y muere…

Es necesario morir para llevar mucho fruto.

Ej: Saulo de Tarso murió para ser Pablo.

Pablo murió para ser Cristo.

(1Cor: 2:12) Y nosotros no hemos recibido (Tenemos) el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.

Para entender…

La Multiforme Gracia de Dios.

"Se manifiesta a traves de los dones"

Para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.

(1Ped: 4:10-11) Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

¿Que nos fue dado?

1) La Gracia…

“Pacto – Revelacion - Dios”

No era para los discipulos de Jesus,

ni para los profetas en su tiempo

(1Ped: 1:10-12) Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación,

11 escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.

12 A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.

2) El Espíritu de Dios…

(1Cor: 2:12) Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo.

(Efe 1:18-23) Es el que alumbra los ojos del entendimiento, para que sepamos cuál es la verdad a la que él os ha llamado.

Cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos.

19 Cuál es la supereminente grandeza de su poder (EL AMOR) para con nosotros los que creemos.

Cuál es la operación del poder de su fuerza.

20 Operó en Cristo resucitándole de los muertos, y sigue operando en todo tiempo.

22 El es, el que somete todas las cosas bajo sus pies (CONFESION).

El es, la cabeza sobre todas las cosas y sobre la iglesia,

(Efe: 1:23) El es, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

(Efe: 1:13) Estamos sellados con el Espíritu Santo de Dios.

3) El don de la Gracia

“El Favor de Dios”

Nos fue dado antes de los tiempos de los siglos (2Tim:1:9)

(2Tim: 2:1) Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.

(1Tim: 1:14) Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.

(Rom: 5:15-17) Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.

16 Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino

17 Pero gracias a Dios, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados;

El don o regalo de Dios para los gentiles (La Gracia)

(Efe: 3:1-2) Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles;

2 si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros;

Así como hubo un hombre puesto por Dios para establecer La Ley (Moisés) de la misma manera Dios tenía otro hombre preparado para establecer La Gracia (Pablo) con un fundamento especial el cual es Jesucristo (1Cor:3:10-11).

(Efe: 3:7-8) del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su poder.

8 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,

(Efe: 4:7) Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

Preguntemonos:

Nuestra confesion debe estar… ¿Conforme al Pacto?

(1Ped:4:11) Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado.

Buena cosa es afirmar el corazón con la gracia…

¡Conforme a lo que nos fue dado!

(Heb: 13:9) No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas.

(Col. 4:6) Manifestando lo que somos…

Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

(Col: 3:16) La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

(Col: 1:6) El don de Dios… que ha llegado hasta vosotros, así como a todo el mundo, y lleva fruto y crece también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad,

La Gracia de Dios es suficiente.

(2Cor: 12:9) Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

(2Cor: 6:1) Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios.

(1Cor: 15:10) Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo.

(2Tes: 3:18) La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.

Lo que nos fue dado…

Recordemos:

(1Cor: 2:12) Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.

Somos la bendición de Dios manifestada.

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!