-->

Medida Buena...


(Luc: 6:38) Dad y se os dará;



Introducción

Esta palabra no debe ser extraña en la vida del cristiano, pues ella refleja la esencia misma de Dios, quien se dio totalmente sin esperar nada a cambio;
“Medida Buena, Apretada, Remecida y Rebosante darán sobre tu regazo…”
Cuando lo hacemos en consciencia descansamos en espíritu, porque así se manifiesta su carácter de Amor y no nuestra naturaleza.
Debe ser Dios mismo quien nos convenza y aclare, para poder deleitarnos en esta gloria, pero nunca humanamente.

(1Cor: 2:5)
Para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Son Espíritu y Vida las palabras que oímos del Señor Jesucristo a nuestro espíritu, para que nuestra vida en el mundo sea lo mejor; y mucho más cuando en este Pacto de Gracia, declaramos que el que se manifiesta en cada uno de nosotros es Dios mismo; por eso es necesario dejarnos guiar por El, para que su Palabra no sea carga en nosotros, sino la luz, la seguridad y como lo decía el Rey David… “Lámpara a nuestros pies y Lumbrera en nuestro camino” (Sal: 119:105).

Oración:

Oramos para que por el Espíritu de Dios entendamos esta palabra de exhortación sobre el “Dar” la cual ha sido por muchos hermanos mal entendida, dando pie a que a la mente natural nos suban pensamientos y sugerencias de la carne que nos llevaran a ser manipulados por congregaciones y hombres que solo buscan con suaves palabras y lisonjas engañar los corazones de los ingenuos; Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, dijo el Apóstol pablo (Rom: 16:18).

Meditemos en esto por el Espíritu

¡…Todo es de Dios…!

Entendamos que todo lo que tenemos y vemos es de Dios, El es el dueño absoluto de todas las cosas, a El le pertenecen.
(Sal: 24:1) Del Señor es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.
Dios siempre a querido que lo manifestemos sobreabundantemente en la tierra disfrutando de esta gloria del dar, por eso entrego en nuestras manos todo lo que tenemos, pero…
Hemos mal entendido esta bendición y nos hemos apropiado de las cosas como si fueran nuestras.

“¿Que tienes que Dios no te haya dado?”

(1Cor:4:7) Porque ¿quién te distingue? ¿O qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?

Dios se dio a sí mismo por el hombre…
Como... (Medida Buena) Para ponerlo a su mismo nivel.

(1Tim: 2:6) El se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.
¡Entrego todo para que nada nos faltara!

(2Cor: 8: 9) El se hizo pobre, siendo rico, para que nosotros con su pobreza fuésemos enriquecidos…


¿Para qué?

(Efe: 4:28b) Para que nosotros tengamos qué compartir con el que padece necesidad.

Recordemos que en Dios tenemos todo…

(Prov: 8:18) Las riquezas y la honra están conmigo; riquezas duraderas, y justicia.

El que tiene oídos para oír… Que oiga

Cuando no se tienen claras las cosas en Dios, es muy fácil hacer lo que no conviene y mucha más cuando se le da al dinero, el lugar que no le corresponde.
(1Tim: 6:17) A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.
(Sal: 62:10c) Si se aumentan las riquezas, no pongáis el corazón en ellas.
(1Tim: 6:10) porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

El Dar… Es un principio de Dios

A nuestro favor (Heb: 7:1-28)
Desde mucho antes que a Moisés le fueran entregadas las tablas de la Ley, las cuales incluían como mandato de Dios… “Dar el diezmo de todo” le fue dado a Abraham el mismo ejercicio de Fe que a nosotros en este tiempo...
Dar, Ofrendar, Sembrar o como le queramos llamar, debemos hacerlo de todo corazón para el Señor, en agradecimiento y por honra, nunca por obligación (Col: 3:23).

(Deut: 8:18) Acuérdate del Señor tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas…

Cuando vamos a dar, a sembrar o a ofrendar… Antes que la siembra salga del bolsillo, debe haber salido primero del corazón… de Dios.

(2Cor:9:7) porque Dios ama al dador alegre.

Cuando nosotros damos, lo hacemos de lo que Dios mismo nos da, porque nada nos pertenece... 
sotros somos solo administradores de Dios.
El mismo nos provee de la semilla para que la sembremos y de su fruto a su tiempo. 

(2Cor: 9:10) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia.

A quien le debemos dar… La siembra?

Y ¿Cuánto se debe sembrar? 

1) ¡Abraham lo hizo directamente a Dios!
Melquisedec = Tipología de Cristo

El diezmo fue lo que salió del corazón de Abraham; pero pudo haber sido más o menos; esto es solo un referente, no es la norma y mucho menos fue la ley para Abraham, pues todavía no había ley para su tiempo.

(Heb: 7:1-4) A Melquisedec rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, Abraham dio los diezmos de todo. Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín. 

2) ¡El pueblo de Israel lo hacía a los Levitas!
Era un mandato establecido por Dios

(Deut: 14:22) Indefectiblemente diezmarás…
Después de venida la ley dada por Moisés y establecido el diezmo para el pueblo de Israel, se debía entregar a la tribu de Levi (Núm: 18:21,24) pues fueron ellos los designados por Dios mismo para este fin, ya que como no poseían tierras entre sus hermanos los hijos de Jacob o Israel, esto les fue dado como heredad, sirviendo al Señor… 

3) La tribu de Levi, también lo hacía, al Señor en el templo.
¡Diezmando de todos los diezmos!

Al sacerdote Aarón para las necesidades del templo.

(Núm: 18:25-26) Y habló Jehová a Moisés, diciendo:
26 Así hablarás a los levitas, y les dirás: Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos.

(Núm: 18:28) Así ofreceréis también vosotros ofrenda a Jehová de todos vuestros diezmos que recibáis de los hijos de Israel; y daréis de ellos la ofrenda de Jehová al sacerdote Aarón.

El Apóstol Pablo aclaro a los hebreos, que (Levi) el padre de los levitas quienes eran los que recibirían el diezmo, con la sola ofrenda o siembra que salió del corazón de Abraham ya había pagado los diezmos que en el tiempo de la Ley debía pagar, a pesar de que aún no había nacido. (Heb: 7:9).

Ahora en este tiempo, en el nuevo Pacto de Gracia debemos tener en cuenta que nada a cambiado en cuento a Dios, el conoce nuestro corazón y pensamientos, El sigue siendo el dueño de todas las cosas por eso…

(Gal: 6:7) No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Este principio del dar es solo para que la bendición que tenemos en nosotros se haga manifiesta, por nuestro honrar a Dios; pues sabemos que todo en Él, tiene un propósito y es cumplido siempre a nuestro favor.

(Hech: 20:35b) Recordemos las palabras del Señor Jesús, que dijo:

¡Más bienaventurado es dar que recibir!

(Isa: 55:10-11) Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come,

(2Cor: 9:10) proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia.

¿Para qué sembramos?

(Isa: 55:11-13) Para que su palabra corra y sea glorificada en todas y
en cada una de las personas que la escuchen.

Para que se cumpla el propósito establecido por El…
1-Alumbrar los ojos de los ciegos,
2-Dar libertad al cautivo religioso,
3-Despertar, de los muertos al que se encuentra dormido y que viva en consciencia y disfrute de la posición que tiene en Cristo, reflejándole en todas las cosas que haga sin temor, sin culpa, sin obligación.

Damos en amor, disfrutando de la libertad en la que todos fuimos puestos
por El.

(Luc: 6:38) Dad y se os dará; medida buena, Apretada, Remecida y Rebosante…
¡Con corazón sincero honrando al Señor!

Reflexionemos

ma al dador alegre…
(Luc: 6:38b) Porque con TODOS fuimos hechos por Dios “Ministros Competentes”

En su tiempo muchos serán llamados por Dios para levantar un ministerio especial con el que cada uno, pueda honrar al Señor conforme al deseo de su corazón, pero todo eso será conforme a la voluntad perfecta de Dios y en su tiempo.

(1Cor:15:-58) Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro servicio en el Señor no es en vano.

Igual que sucedió con los levitas en su tiempo cuando fueron llamados por Dios para cumplir su ministerio, y El los respaldo heredándole a ellos por Ley el 10% de todo lo que sus hermanos recibieran de Dios, para que nada les faltara en su servicio de corazón en el templo; así mismo lo hace hoy en día con cada uno de sus instrumentos, respaldándoles en el ministerio con hermanos que están siendo ejercitados en este principio del dar, pero ya no con Ley u obligación, sino con amor, con consciencia, con libertad;

(2Cor:9:7) porque en Dios, con la misma medida con que medís, os volverán a medir. Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo. Claro está que en este ejercicio de fe muchos sacaran conclusiones conforme a la palabra en la que han sido edificados y han recibido… Pero, ¡Dios conoce nuestro corazón!

Moisés y Pablo
Refiriéndose al servicio en el Señor dijeron…

(Deut: 25:4) “No pondrás bozal al buey cuando trilla” (1Cor:9:9)
(1Cor: 9:7-18) ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas?
¿Quién planta viña y no come de su fruto?
¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?
(1Cor: 9:10b) Porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.

Y Salomón escribió…

(Prov: 27:26-27) Los corderos son para tus vestidos, Y los cabritos para el precio del campo; Y abundancia de leche de las cabras para tu mantenimiento, para mantenimiento de tu casa, Y para sustento de tus criadas.

Lo ideal en este tiempo es servir al Señor de tiempo completo para ser consecuente con la palabra, pero recibo que, El mismo nos guiará a todos para que esta palabra, sea vida en nosotros y lo hagamos de corazón para el Señor.

(Mat: 6:24) Ninguno puede servir a dos señores…

¡Orden del Señor a los que anunciamos el evangelio!

Así también ordenó El Señor a los que anuncian el evangelio,
Que vivan del evangelio.

Y escribió más…

(1Cor: 9:11-18) Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segaremos de vosotros lo material?
12 Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros?
13 ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan?
14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

Es una necesidad impuesta por Dios

Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada. 

¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.

¡Pablo nunca recibió diezmos!
Solo recibió lo que salía de un corazón sincero para glorificar a Dios

La ministración para los Santos
¿Cómo debe hacerse?

(2Cor: 9:1-2) Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba;
2 pues conozco vuestra buena voluntad, de la cual yo me glorío entre los de Macedonia, que Acaya está preparada desde el año pasado; y vuestro celo ha estimulado a la mayoría.

(1Cor: 16:2) Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado…

(2Cor: 9:6-8) Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 
7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

8 Y poderoso es Dios para hacer que teniendo siempre todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

1- De buena Voluntad.

2- Con celo de Dios...
3- Estimulando a los hermanos a honrar a Dios...
4- Reconociendo que todo es de Dios...
5- Según haya prosperado… Ponga aparte algo.
6- Como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad.
7- Conforme a lo que tenga… hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas.

Pablo exhorta a los corintios a sembrar

(2Cor: 8:10-14) Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado. Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis. Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene.

Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad,


Conclusión:

(Tito: 2:12) Renunciemos pues a todo lo que no nos permita vivir como es digno de la Nueva Creación en Cristo, Sembrando en el reino… “Medida Buena, Apretada, Remeca y Rebosante”

Porque…

Somos la bendición de Dios.

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!