-->

Reinando en Vida

Reinando en Vida.

Reinar = Regir, Dominar o tener predominio, una persona o cosa sobre otra, es prevalecer o persistir en una cosa.

Introducción:


Desde el comienzo de los tiempos fue el plan establecido por Dios para el hombre; “Señorear sobre todas las cosas” (Gen: 1:27-28)

Ahora en este tiempo y con el conocimiento que el Señor nos ha dado, dice la Palabra…

(Rom: 5:17b) Y mucho más reinarán en vida… Por uno solo… Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

¡Sin la obra del Señor, sería imposible…!

Reinar, Señorear, Regir, Dominar, Predominar y Prevalecer es algo que en nuestra naturaleza humana, sin la obra del Señor, sería imposible vivir, por eso fue necesario que El mismo, se hiciera uno con nosotros, en espírit; con la mente de Cristo y su Espíritu morando en cada uno, podremos exclamar como dijo el Apóstol Pablo…

“Todo lo puedo en Cristo” (Fil: 4:13)

No todos están dentro del propósito de Dios para reinar en vida…

El conocimiento de la Gracia de Dios y la guía del Espíritu en este pacto de vida y libertad es solo para un remanente especial (Rom: 11:5).

(Rom: 8:29-31) Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a su imagen, (Cristo) Y a los que predestinó, a éstos también llamó;

31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros,

¿Quién contra nosotros?

Hemos sido llamados para Reinar… En su Reino.

“Es una obra preparada de antemano para gloria”

(Rom: 9:16) Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios…

(Rom: 9:23-24) y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de “Honra” que él preparó de antemano para gloria,

¿Cuál gloria?

R/ /(Reinar en vida)

24 a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros…

Fuimos llamados para establecer su vida en un nuevo nivel, hasta que todos lleguemos a ser lo que somos en Cristo… “Su imagen misma.”

Es lo que estamos aprendiendo día a día al ir recibiendo su Palabra, hasta establecer una mentalidad de Rey, en la que vamos viendo que en Dios tenemos todas las cosas… (2Ped:1:3) Y La provisión suficiente para reinar en la vida y disfrutar de su gloria en esta tierra por la palabra Confesión).

(2Cor: 2:14) Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.

(Reinar en vida) Es Ver, lo que no se ve…

Todo es un proceso que se va desarrollando en nosotros para poder ver las cosas como Dios las ve y llamar las cosas que no son como si fuesen… así tendremos una visión correcta de nuestras vidas y del propósito que Dios tiene para con nosotros. (Jer: 29:11),

¡Nuestra vida es, sólo el lugar donde se desborda la bendición!

Meditemos entonces…

(Reinar en vida) Es un don de Dios…

(1Cor: 1:5,7) porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia;

7 de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;

(Rom: 11:29) Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.

Solo cuando entendemos estas palabra por su Espíritu, el Reinar en vida, con el ejercicio espiritual que tenemos por su fidelidad, se convierte en un deleite y nunca será una carga.

Reinar, es establecer un estilo de proceder, palabra y pensamiento en Él.

“En todas las áreas de nuestra vida.”

Es importante que tengamos siempre el tiempo devocional con Dios, para que seamos renovados en el modo de pensar por su Palabra (1 Tes:5:17).

(Col: 3:2-4) Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

3 vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria, esto es “Reinar en vida”

(Reinar en vida) Es Oír y Vivir

Nuestro Ejercicio de Fe (Juan: 10:27)

(Col: 3:5-25) Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

8 Dejemos también todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

9 No mintamos los unos a los otros, despojémonos del viejo hombre con sus hechos,

10 y revistámonos del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,

11 donde no hay diferencia, donde todos somos iguales, donde Cristo es el todo, y en todos.

12 Vistámonos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro.

14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

17 Y todo lo que hagamos, sea de palabra o de hecho, hagámoslo todo en el Señor Jesús, dando gracias.

No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios.

23 Todo lo que hagamos, hagámoslo de corazón, para el Señor y no para los hombres;

24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

25 Más el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas.

¡Somos más que vencedores!

Todos los días tenemos que derribar pensamientos que nada tienen que ver con la mente de Dios (2 Cor: 10:4-5) y darle lugar a pensamientos de poder, dominio y autoridad (Fil: 4:8).

Conclusión:

Tenemos la abundancia de la gracia y el don de la justicia para reinarán en vida mediante el conocimiento.

Tenemos todo para vivir una vida gloriosa, Tenemos su mismo Espíritu morando en cada uno de nosotros.

Tenemos su misma mente y por ende sus mismos pensamientos.

Fuimos puestos por Dios como cabeza y no como cola, estamos Delante y no atrás, Encima y no debajo.

Dios nos ha llamado a una vida de realeza A vivir la vida de Él.

Reinando en Vida.

Que la palabra corra y sea glorificada… Y que cumpla su propósito en todos los que así mismo, fuimos escogidos para esta gloria porque,

Somos la bendición de Dios.

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!