-->

Los dos Adanes

Ministerio de Gracia y Revelacion

Anunciando y aclarando

El Verdadero evangelio de Jesucristo

Los dos Adanes

Introducción

(1Cor: 15:21-22) Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.

22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

La Voluntad, el Propósito y la Soberanía de Dios se resumen en...

La manifestación de los dos Adanes…

(1Cor: 15:23ª) Cada uno en su debido orden:

Adán (Antes de la Cruz) y Cristo (Después de la Cruz)

Cada uno en su tiempo eran “Cabezas Representativas”

Adán (A-C) y Cristo (D-C)

Cada uno traería consecuencias diferentes:

“Buenas o Malas” en base a un propósito ya determinado por Dios (Perfeccion)

(1Cor: 15:45) Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

Objetivo

Entender por el Espíritu, que la Voluntad de Dios es:

Buena, Agradable y Perfecta (Rom: 12:2) así riña con nuestra cultura, formación familiar o intelectual, así nos guste o no… ¡Dios es soberano!

(1Cor: 15:47-48) El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

Ejemplo:

Adán peco y todos fueron afectados con el pecado, murió y todos murieron (Rom: 3:23) Dios lo hizo a imagen y conforme a su semejanza para dar inicio a toda la raza humana.

Adán, fue el primer hijo de Dios (Job: 1:6) en participar de carne y sangre; (Heb: 2:14)

Adán fue formado del polvo de la tierra y puesto en el Edén en “Inocencia”

Camino en lo más sublime “Pureza y Santidad” delante de Dios, antes de la caída que le traería conciencia, “Afecto a los muchos” (Rom: 5:12-21) hasta los días en que Dios se vistió de carne (Juan:1:14), viniendo como el postrer Adán, siendo esta la última generación de pecado y de muerte ya que después de su sacrificio en la consumación de los siglos, se presentó una vez y para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio la transgresión, el pecado y la muerte (Heb 9:26) (Ose:13:14) (1Cor:15:55)


El postrer Adán (Jesucristo) vino a hacer lo opuesto al primer Adán; Porque por cuanto la muerte entró al mundo por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.

Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.
Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. (1Cor: 15:21-23)

Consecuencias Espirituales


Por uno entro el pecado, por el otro salió.

Por uno entro la muerte, por el otro entro la vida.

Por uno entro la destitución de la gloria, por el otro la reconciliación.

Lo más importante de todo esto es entender que todo sucedió…

“En su debido orden” y cada uno actuó “En su debido tiempo”


La desobediencia de Adán destituyo a todos los hijos, de la misma manera el sacrificio hecho en la cruz por Jesús, los reconcilió a todos.

El acto del primer Adán con sus consecuencias, se termino en el sacrificio del postrer Adán (Jesucristo) en la cruz; pensar lo contrario es tener en poco o hacer nulo el sacrificio de Jesucristo, en otras palabras es “Pisotear la Sangre de Cristo”

Oración

Oramos para que sea Dios mismo por su Espíritu, permitiéndonos entender esta verdad, ejercitando nuestros sentidos espirituales en El, pues tenemos la mente de Cristo y hemos sido hechos UNO con El.

(1Cor: 15:48-49) Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

Pablo escribió a los Corintios…

49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial… Pero,

¡Cuidado, esto NO es aplicable a nosotros!

No somos ni del primer Adán ni del postrer Adán, nosotros vinimos…

“Después de los dos Adanes”

(Rom: 5:18) Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.

Las generaciones que hemos llegado después de la cruz… Entramos en Perfección, Santidad, Vida, Sin pecado, Sin muerte, Sin condenación, Libres, Completos en Cristo y en la medida en la que recibamos la abundancia de la Gracia, reinaremos en Vida para su gloria y nuestra bendición.


Es por eso que hoy, tienes que vivir la vida en el conocimiento pleno de… La Gracia de Dios.


!!Para que Dios sea en todo y en todos!!

Conclusión

Estamos en Dios…

(Después de los dos Adanes)

(Hech: 17:28ª) Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos;

Es Dios mismo el que está viviendo a través nuestro

Es haciendo El, en nosotros lo que a El, le es agradable.

(Gal: 2:20)Ya no vivo yo, dijo el Apóstol Pablo; sino que Cristo vive en mí y lo que ahora vivo, lo vivo en la FE…

(2Cor: 5:5-9) Más el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.

6 Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor

7 (porque por fe andamos, no por vista);

8 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.

9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.

Somos la bendición de Dios manifestada

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!