-->

Todo tiene su tiempo


Leer completo. (Ecle: 3: 1-17)
Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó. “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.”
Siempre que leemos este pasaje de la biblia no podemos hacer otra cosa mas; que agradecerle al Señor por Su sabiduría, por Su amor, por Su bendición manifestada en nuestra vida siempre… ¡Dios es, en cada uno de nosotros! Para que entendamos con Su mente estas verdades escondidas para muchos. (1Cor: 2:14) (1Cor: 13:9-10)


Introducción:
Las Piedritas… (Paulo Coelho)
En cierta ocasión, un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena. Iba pensando de esta forma: Si tuviera un coche nuevo sería feliz… Si tuviera una casa grande, sería feliz, Si tuviera un excelente empleo sería feliz, Si tuviera una pareja perfecta sería feliz; cuando tropezó con una bolsita llena de piedritas. Comenzó a arrojar las piedritas una por una al mar, cada vez que decía:
“Sería feliz si tuviera”… Así lo hizo hasta que solamente quedo una piedrita en la bolsita, que decidió guardar como recuerdo. Al llegar a su casa percibió que aquella piedrita era en realidad un diamante muy valioso. ¿Te imaginas cuantos diamantes arrojo al mar sin detenerse a pensar?
Así son las personas, arrojan sus preciosos tesoros por estar esperando lo que creen perfecto o soñando y deseando lo que no tienen, sin darle valor a lo que tienen cerca de ellas. “Tu esposo, esposa, Padre, Madre, hijos, Negocio, Amigos, Inteligencia, Dones, Talentos, Congregación, Ministerio, Novio, Vecinos, Empleo, Empresa, Colegio Etc.”
Exhortación a la Iglesia de Cristo…
Si miramos a nuestro alrededor y nos detenemos a pensar, a observar, a discernir por el Espíritu de Dios entenderíamos la tremenda bendición que somos; aun en medio de la oscuridad de la noche, siempre existe esa luz de Dios que guía nuestro caminar en El. “Su espíritu, Su palabra”… Para que nos mantengamos firmes y constantes en medio de las dificultades, confesando lo mejor. ¡Dios es fiel a Su palabra!
Reflexionemos en Dios por la palabra…
Mas ¿qué dice? En ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra que predicamos CREYENDO: Confiesa con tu boca que Jesús es el Señor… “No los deleites en el mundo, no es la enfermedad, no lo son las deudas, ni la novia, ni el sexo, ni el vicio, ni la mascota, ni la casa, ni los llamados días especiales, ni mi equipo de fútbol, ni los hijos, ni nadie” solo Dios, Cristo es el Señor de todo… Créelo en tu corazón y serás salvo de todo aquello a lo que le has venido dando el 1er lugar en tu vida. (Rom: 10:8-11) “Todo tiene su tiempo”… Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado... ¡Dios es bueno!
¡Cada piedrita debe ser observada, puede ser un diamante valioso!
Cada uno de nuestros días puede ser considerado un diamante precioso, valioso e insustituible. ¡Depende de cada uno aprovecharlo o lanzarlo al mar del olvido para jamás recuperarlo!
Ahora que hemos leído esta reflexión y siendo el Señor mismo por Su espiritu quien guía nuestra vida, preguntémonos… ¿Cómo hemos valorado nuestras piedritas? 0 ¡las hemos lanzando de nuestra vida! recuerda que pueden ser nuestros padres, hermanos, novios, amigos, empleo, dones, talentos, ministerio, el tiempo mismo e inclusive nuestros mismos sueños...
Todo tiene su tiempo en Dios… “Aprovechémoslo bien”
El éxito en la vida se encuentra siempre al final de cada jornada, nunca al principio. (Ecle: 11:6) Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano; porque no sabes cuál es lo mejor, si esto o aquello, o si lo uno y lo otro es igualmente bueno.
(Efe: 5:15-17) Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.
(Prov: 10:4-5) La mano negligente empobrece; mas la mano de los diligentes enriquece. El que recoge en el verano es hombre entendido; el que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza.
"EL MUNDO ESTA EN LAS MANOS DE AQUELLOS QUE TIENEN EL VALOR DE SOÑAR Y CORRER EL RIESGO DE VIVIR SUS SUEÑOS"
1.- “Todo” lo hizo hermoso en su tiempo… “Lo bueno y lo malo, la luz y las tinieblas, la enfermedad y la salud, la paz y la guerra, el bien y el mal, Etc”
(Isa: 54:16) He aquí que yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo he creado al destruidor para destruir. Aun el destruidor tuvo su tiempo en Dios (Heb: 2:14)¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? (1Cor: 1:20ª)
Todo tiene su tiempo… Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz. (Ecle: 3:2-8)
¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no mandó? ¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno? ¿Por qué se lamenta el hombre viviente? Laméntese el hombre en su pecado. (Lam: 3:37-39) Así está escrito: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” (Gén: 1:31)
2.- sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.
Consejo de Nabucodonosor…
Después de haber tenido la penosa experiencia de vivir como un loco por NO reconocer la soberanía y la gloria solo le pertenecen a Dios y que lo que tenía; riquezas, posición y autoridad; venían de la mano del Señor.
(Dan: 4:34-37) Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?
Solo cuando se reconoce al Señor como el todo de nuestra vida... Podremos expresar palabras como la del Rey de Babilonia "En el mismo tiempo mi razón me fue devuelta, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis consejeros me buscaron; y fui restablecido en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida."
Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.
Siempre es preciso saber cuándo es el tiempo en el que se acaba una etapa de la vida.
Si insistes mas tiempo en permanecer en ella, más allá de lo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. “El todo no es llegar a la cima, sino disfrutar del camino al máximo.” Y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.
¿Terminó su empleo?, ¿Se acabó la relación?, ¿Cambio de vivienda?, ¿Debe irse de viaje?, ¿La amistad se acabó?, ¿Se murió alguien?
No se desgaste mas en los porqués, en devolver el casette y tratar de entender el por qué sucedió tal o cual hecho. “Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya” No podemos estar en el presente añorando el pasado. “Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del sol, tiene su hora” ¡Madure! ¡Madure! ¡Madure!
El Apóstol declaro así: Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.(1Cor: 13:11)
Hay que aprender a perder y a ganar. hay que pasar la hoja, hay que gozar del tiempo en el que estamos viviendo… Hay que vivir con sólo lo que tenemos en el presente! El pasado ya pasó. “Lo que fue, fue” lo único que tenemos es ahora, es este segundo que estamos viviendo en Dios.
No espere nada de nadie, no espere que le reconozcan, no espere que alguna vez se den cuenta de quién es usted… Todo está en las manos de Dios, en su tiempo, en su eternidad, la misma que puso en el corazón del hombre para que le entendamos… “Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.”
Recuerde que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque: cuando usted vino a este mundo 'llegó' sin ese adhesivo, por lo tanto es "costumbre" vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir. (Mat: 10: 37) Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr. El comenzó en nosotros la buena obra y la perfeccionara.( Fil:1:6)
Consejo de Salomón…
(Ecle: 12:1-2) Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento; antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia. (Ecle: 12:9-14) Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios.
Procuró el Predicador hallar palabras agradables, y escribir rectamente palabras de verdad. Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor. Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne. El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.
En conclusión:
Todo en Dios nos fue dado ya; el tiempo en el que vivimos es el mejor de los tiempos; tenemos la mente de Cristo y Su espíritu mora en nosotros… “Somos maduros”
(Efe: 5:13-17) Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo. Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo. 5Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.
Somos la bendición de Dios Ya manifestada en este tiempo, para que Su nombre sea exaltado por siempre en cada uno de sus ministros… ¡Olor fragante de Dios!

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Davivienda, en (Daviplata) al N° 3122319222 a nivel Nacional a nombre de William Daniel Muñoz Molano C.C # 16680415 de Cali, o en cualquier oficina de Western Unión CC.16680415. En Colpatria N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!