-->

La Disciplina de Dios

¿Por qué razón, Dios disciplina sus hijos? Para que sean participes de su santidad, Dios no amenaza a sus hijos con la condenación si estos fallan, pero si preparo de antemano un instrumento que es la disciplina para cuando caminemos fuera de su voluntad.

(Heb: 12: 5-11). Disciplina es educación de sus hijos no castigo; como hijos de Dios tenemos este privilegio para que podamos ser partícipes de su naturaleza y santidad “Dios al que ama disciplina”

Dios no puede negarse a si mismo…

(Sal: 89:30-34) Si dejaren sus hijos mi ley, y no anduvieren en mis juicios,

Si profanaren mis estatutos, y no guardaren mis mandamientos,

Entonces castigaré con vara su rebelión, y con azotes sus iniquidades.

Más no quitaré de él mi misericordia, ni falsearé mi verdad.

No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios.

Nota:

La disciplina es solo privilegio de los hijos…

Bendecid@s...

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Davivienda, en (Daviplata) al N° 3122319222 a nivel Nacional, o en la cuenta de ahorros de Multibanca Colpatria N° 5872056409 a nombre de William Daniel Muñoz Molano C.C # 16680415 de Cali.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!