-->

La Fe no Fingida

La Fe no fingida que HAY en ti.

Introducción:

Exhortación que el Apóstol Pablo le hace a su discípulo Timoteo.

(2 Tim: 1:1-8)

Objetivo:

Motivar por el Espíritu de Dios a los hijos para vivir,

El Dios que habita en nosotros…

(2Tim: 1:12) Porque yo sé a quién he creído.

Siempre en oración damos gracias a Dios por los hermanos... (Pablo)

Todos los hijos de Dios necesitamos…

Que de cualquier manera nos sea “llamada la atención” a vivir como es digno del evangelio, porque en este mundo estamos expuestos a ser llevados por doquiera de todo viento de doctrina.

De enseñanzas que aunque parezcan muy bonitas no glorifican a Dios en nada, el afán de este siglo, el corre corre de este mundo, las noticias, etc. nos hacen cansar, nos fatigan y enfrían en nuestra vida espiritual de relación con Dios…

Es por eso que esta exhortación toma vigencia hoy en nuestra vida.

(Mat: 15:8) Porque este pueblo… De labios me honra, pero su corazón está lejos de mí.

(Isa: 29:13) y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado;

(Heb: 2:1) Es por eso que con más diligencia atendamos la exhortación que como a hijos se nos hace, no sea que nos deslicemos…

1- Aviva el fuego: (2 Tim: 1:7) Ya nos fue dado… (Espíritu de poder, amor y dominio propio).

Dios mismo habita en nosotros y depende de nosotros mismos experimentar su gracia y su poder por este conocimiento de verdad. (Juan: 14:6).

2- No te avergüences de dar Testimonio del Señor: (2Tim:1:8).

El dio todo por sus hijos…

El es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida, separados de El nada somos! (Juan:15:5).

3- Participa de las aflicciones por el Evangelio: (2Tim:2:3).

Es poder de Dios para salvación…

A los creyentes no a los incrédulos, estas verdades nos ponen en contra aun de nuestros propios hermanos en Cristo.

4- Dios nos llamo, con llamamiento Santo: (2Tim:1:9a).

Nos aparto para el evangelio de Dios…

Un evangelio de Vida no de muerte, de Salvación no de perdición, de Justificación no de culpabilidad, de Gracia no de ley.

5- Nos dio la Gracia antes de los tiempos de los siglos: (2Tim:1:9b).

El misterio revelado para ser anunciado a sus Santos en los últimos tiempos, cosas que ojo no vio ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre es lo que tiene preparado para los que le amamos.

6- Tenemos un ministerio dado por Dios para manifestar bendición a los hermanos: (2 Cor: 1:20).

Bendecid y no maldigáis, porque todas las promesas de Dios se hacen manifiestas por medio de nosotros

7- Retener la forma de las Sanas palabras (Gracia) (2Tim:1:13).

Que nuestro hablar este siempre conforme al Nuevo Pacto de Gracia para que no caigamos en Apostasía (negar la Fe).

8- Guardemos el depósito: (Cuerpo) es templo de Dios (1Cor:3:17).

Nuestro cuerpo Santo es… Es su habitación, es el lugar de su morada!!!

9- No abandonemos el ministerio... (Juan: 15:5)

Separados de El nada podemos hacer…

Bendecid@s con toda bendición…

p>U Q p <>

(Heb: 2:1) Es por eso que con más diligencia atendamos la exhortación que como a hijos se nos hace, no sea que nos deslicemos…

1- Aviva el fuego: (2 Tim: 1:7) Ya nos fue dado… (Espíritu de poder, amor y dominio propio).

Dios mismo habita en nosotros y depende de nosotros mismos experimentar su gracia y su poder por este conocimiento de verdad. (Juan: 14:6).

2- No te avergüences de dar Testimonio del Señor: (2Tim:1:8).

El dio todo por sus hijos…

El es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida, separados de El nada somos! (Juan:15:5).

3- Participa de las aflicciones por el Evangelio: (2Tim:2:3).

Es poder de Dios para salvación…

A los creyentes no a los incrédulos, estas verdades nos ponen en contra aun de nuestros propios hermanos en Cristo.

4- Dios nos llamo, con llamamiento Santo: (2Tim:1:9a).

Nos aparto para el evangelio de Dios…

Un evangelio de Vida no de muerte, de Salvación no de perdición, de Justificación no de culpabilidad, de Gracia no de ley.

5- Nos dio la Gracia antes de los tiempos de los siglos: (2Tim:1:9b).

El misterio revelado para ser anunciado a sus Santos en los últimos tiempos, cosas que ojo no vio ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre es lo que tiene preparado para los que le amamos.

6- Tenemos un ministerio dado por Dios para manifestar bendición a los hermanos: (2 Cor: 1:20).

Bendecid y no maldigáis, porque todas las promesas de Dios se hacen manifiestas por medio de nosotros

7- Retener la forma de las Sanas palabras (Gracia) (2Tim:1:13).

Que nuestro hablar este siempre conforme al Nuevo Pacto de Gracia para que no caigamos en Apostasía (negar la Fe).

8- Guardemos el depósito: (Cuerpo) es templo de Dios (1Cor:3:17).

Nuestro cuerpo Santo es… Es su habitación, es el lugar de su morada!!!

9- No abandonemos el ministerio... (Juan: 15:5)

Separados de El nada podemos hacer…

Bendecid@s con toda bendición…

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!