-->

La ley y la Gracia

Como todos los misterios de Dios en esta palabra de Gracia

Solo se llegan a entender, por el Espíritu…

Es nuestra oración que les sean abiertos los ojos del entendimiento.

La Ley fue dada para vivirla en el cuerpo

No debemos vivir más en el Pacto Antiguo… (Heb: 8:13). “Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”

La vida del pecado era la Ley… (Rom: 7: 8) Mas el pecado tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia, porque sin la ley el pecado está muerto.

La ley fue quitada 8Rom:10:4) Fue abolida (Efe: 2:15).

La ley sirvió en su tiempo para mostrar el pecado… (Rom: 5:20). “Pero la ley se introdujo (AC) para que el pecado abundase, mas cuando el pecado abundó, sobreabundo la Gracia.

Fue imposible cumplir la ley… (Rom: 10:5) (Stgo: 2:10).. El hombre que haga estas cosas vivirá por ellas.

La ley es una maldición… (Gal: 3:10). Todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición.

La ley era un ministerio de muerte y condenación que debía ser abolida. (2 Cor: 3: 7,9)

La ley era el puntal, o bastón para llevar al hijo de Dios a Cristo

(La Gracia) (Gal: 3:24). “De manera que la ley ha sido nuestro hayo para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.

En Cristo estamos Justos… (1 Tim: 1:9). “La ley no fue dada para el justo, sino para el trasgresor... y para los que oponen a la sana doctrina.

(Gal: 3:12).”La ley no es de fe, sino que dice: el que hiciere estas cosas vivirá por ellas”



La Gracia fue dada para el Espíritu

Estamos en el Nuevo Pacto de Gracia… (Rom: 6:14). “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley

Estamos libres de la Ley… (Rom: 7:6) “Pero ahora estamos libres de la ley; por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra”

La Gracia es Cristo, por El somos salvos… (Efe: 2:8-9) Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe.”

En este Pacto de Gracia y de bendición, las obras no sirven…

(Rom: 11:6) Y si es por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia; Y si es por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.

Nuestra roca fuerte es Cristo, la Gracia viva… (Heb: 13:9) No se dejen llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas”

Pablo reconoció que era lo que era en Cristo solo por La Gracia de Dios… (1Cor: 15:10) “Lo que soy es por la gracia de Dios”

(Efe: 4:15) Crezcamos entonces en todo aquel que es la cabeza… Cristo.

Bendecid@s...

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Davivienda, en (Daviplata) al N° 3122319222 a nivel Nacional a nombre de William Daniel Muñoz Molano C.C # 16680415 de Cali, o en cualquier oficina de Western Unión CC.16680415. En Colpatria N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!