-->

La voluntad de Dios

LA VOLUNTAD DE DIOS

"La Voluntad de Dios no te llevará donde la Gracia de Dios no te proteja".

Es el deseo de Dios para sus hijos…

Como el Padre que quiere siempre lo mejor!!!

(Col: 1:9) “Que seáis llenos del conocimiento de su voluntad”

Para vivirla, experimentarla, disfrutarla pero por sobre todas las cosas entenderla y eso solo lo podremos lograr cuando seamos convencidos por su Espíritu, confirmada siempre esa Voluntad de Dios, por la Palabra.

¿Cómo podemos comprobar su voluntad, a nuestro favor?

¡Renovando nuestra manera de pensar!

(Rom: 12:2) No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,agradable y perfecta.

(Efe: 5:17) “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.”


Conocer la voluntad del Dios, es “El camino más excelente” que podemos tomar y que nos dará los resultados que necesitamos en todo lo que emprendamos. (1Cor: 12:31).

“Estemos firmes en estos principios que son su voluntad perfecta”

(Rom: 8:37) Antes, en todas estas cosas… “Somos más que vencedores.”

(Rom: 8:28) Y sabemos que a los que aman a Dios… “Todas las cosas les ayudan a bien”,esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

(2Cor: 12:9) La mejor respuesta de Dios en cualquier situación…

“Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad.”

(Rom: 12:21) No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

(1Juan: 2:17 Recordemos esto porque en este mundo estamos de paso…

Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

(1Tim: 6:17) A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

(Heb: 12:2) Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.

(3Juan 1:2) Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

(2Cor: 9:6) Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

(1Ped: 2:24) Estamos libres de pecados, vivamos en justicia; y sanos.

(Efe: 1:3-4) Así llegamos a esta tierra… “Bendecidos con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”, “escogidos en él antes de la fundación del mundo”,para que seamos santos y sin mancha delante de él, en todas las cosas.

(Heb: 6:12) Entonces… no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

(Heb: 4:12) Confiados totalmente en la palabra… Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Nota

“Dios nos ve siempre tal y como nos creo en Justicia y Santidad”
(Efe: 4:24)

“Perfectos para siempre” (Heb: 10:14)

Como lo que somos…

Su Esposa Amada (Efe: 5: 25-27) Así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla,habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

¡Y si algo que no es, nos sugiere la mente¡

(2Cor: 10:4-5) Tenemos de Dios unas armas no son carnales, pero son poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, para

Derribar argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y para llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia Cristo.

(Col: 4:5-6) Glorifiquemos a Dios siempre con nuestro buen proceder. Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo.

Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

(Efe: 4: 29) Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

(Col: 3:12-17) Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

Bendecid@s...

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Davivienda, en (Daviplata) al N° 3122319222 a nivel Nacional a nombre de William Daniel Muñoz Molano C.C # 16680415 de Cali, o en cualquier oficina de Western Unión CC.16680415. En Colpatria N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!