-->

Salvacion Eterna

La misma palabra lo dice… Es eterna

“Nada ni nadie no la puede quitar”

Aunque leyéndola es tan fácil de entender, solo por el Espíritu de Dios podemos comenzar a disfrutarla en toda su dimensión… Pues es Dios mismo el que nos da el entendimiento para esto.

Se “lee y no se ve” lo que esta delante… Durante mucho tiempo en todas las congregaciones se ha predicado acerca de ella, pero siempre llevando al hijo de Dios a caer en “Temor” por causa del desconocimiento, por causa de la ignorancia o porque no… Por causa de que a Dios no le a placido todavía permitirnos esta revelación que se, con plena convicción que cambiara la vida espiritual de sus hijos cuando les sean abiertos los ojos del entendimiento, llevándolos a reinar en vida, a deleitarse en esta tremenda bendición.

(Rom: 11:29)

Dice que es un don de Dios y como sabemos los dones y el llamamiento “Son irrevocables” El la dio y nadie la puede quitar.

(Tito: 1:2-3)
Dios, que no miente, la prometió desde antes del principio de los siglos, y a su debido tiempo (En la cruz) la manifestó y cumplió su palabra.


(2Tes:.2:13-14).
Por eso nosotros
debemos dar siempre gracias a Dios hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación,mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

(2 Tim: 1:9)
Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.

(Juan: 5:24)
Somos de Cristo… Creemos en Cristo, tenemos la vida eterna y no vendremos a condenación. El mismo nos dio esta salvación. (Tito: 3:4-5) (Juan:10:28).


Cristo vino a morar en sus hijos para siempre, él no está entrando y saliendo por causa del comportamiento del creyente, si está en él es para siempre, y eso le garantiza la vida eterna para siempre; Un creyente no puede dejar a Cristo, ya que Cristo jamás le deja a él.

En conclusión…

(Efe: 2:8-9) Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

“Dios lo dijo, lo hizo en la cruz y yo lo creo”

Es bueno recordar siempre esta verdad dada a nuestro espíritu.

Bendecid@s... Con toda bendición.

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Western Unión a nivel nacional, a nombre de William Daniel Muñoz Molano, con CC # 16680415, o en el Banco Colpatria a la cuenta de ahorros N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!