-->

Se podra perder la Salvacion

Objetivo:

Es despertar el limpio entendimiento de los hijos de Dios sin dejar que los sentidos sean extraviados por las enseñanzas erradas que recibimos cuando estábamos “perdidos” en nuestra ignorancia.

La religión dice que nos podemos perder!!!

Vale la pena hacernos la pregunta… Pero vale más recibir la respuesta de aquel a quien tenemos que “dar cuenta.”

(Oseas: 4.6) Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. (V15) El pueblo sin entendimiento caerá.

Oración:

Señor Jesus, recibo en tu nombre que los ojos de mis hermanos son Abiertos por tu Espíritu y que esta verdad que trae bendición a nuestra vida RIGE NUESTRO CAMINAR EN TI. (1Tes:2:13) Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes.

Tú no escogiste ser pecador. (Rom:5:12) Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Todos los nacidos antes de la cruz, en Adán, (Incluidos los hijos de Dios) venían con esa maldición y muerte, fueron constituidos Pecadores!!! Gracias Señor por este pacto de Gracia… (Rom: 5:18) Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Si por Adán, quien no pregunto al hombre si quería ser pecador paso el pecado a muchos… De la misma manera Cristo no pregunto si querían ser salvos y los salvo. (Nosotros vinimos salvos) La salvación EMANO DE CRISTO y nada tuvo que ver el hombre en esa decisión, No hay libre albedrio para salvación, no existe!!!

¿Cómo puedo entender que soy salvo?

(2 Tes: 2:13) Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación.

El nos eligió a nosotros y no nosotros a él. (Juan: 15:16) No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros.

Somos un linaje escogido por Dios. (1Ped:2:9) Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios. Somos su especial tesoro!!!

Fui salvo desde antes de nacer… (Tito: 3:4-5) Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho. Esta verdad en nosotros produce esa Paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento.

La salvación YA nos fue dada por su Gracia… Es eterna, es un don de Dios, es por Fe. (Efe: 2.8) Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Era promesa de Dios para sus hijos… (Isa: 51:6) pero mi salvación será para siempre, mi justicia no perecerá.

Una vez hijo… Siempre hijo!!! (Gal: 4:5-6) Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

Nadie me puede arrebatar de sus manos. (Juan: 10:28-29) Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Estamos perfectos en Cristo y nadie puede dañar esa perfección. (Heb: 10:14) porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

Somos UNO con Cristo. Te podrás alejar de la congregación y hasta dejar tus creencias religiosas pero NUNCA podrás apartarte de Cristo, estas Escondido en El. (1Cor:6:17) Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.

Meditemos esto en Dios:

Conociendo esta verdad…Podremos vivir con ella? ¿Tendremos licencia para hacer lo malo? Cada cual responderá delante de Dios por la obra que haga y si tomaremos la libertad que nos ha dado para vivir como libertinaje el Espíritu de Dios que mora en nosotros quemara la obra, pero no perderemos nunca nuestra salvación. (1Cor:3:15-18) Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego. ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

La salvación fue un acto soberano de Dios, un regalo a sus hijos predestinados, un decreto establecido para creerlo y disfrutarlo para siempre.

Si alguien cree perder la salvación, (Hablo a los hijos de Dios) es por ignorancia, porque nunca los hijos del diablo la tendrán. Pero el hijo de Dios PERMANECE SALVO PARA SIEMPRE.

Bendecidos, santos, perfectos y salvos para siempre.

0 comentarios:

Nota:

Puedes depositar tu ofrenda en cualquiera de las oficinas de Davivienda, en (Daviplata) al N° 3122319222 a nivel Nacional a nombre de William Daniel Muñoz Molano C.C # 16680415 de Cali, o en cualquier oficina de Western Unión CC.16680415. En Colpatria N° 5872056409.

El apóstol Pablo escribió en (2Cor: 9:1-15) “Cuanto a la ministración para los santos, es por demás que yo os escriba”; pues conozco vuestra buena voluntad y generosidad, y no como de exigencia nuestra. Pero esto digo:

1) El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

2) Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

3) Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

¡Gracias a Dios por su don inefable!